Benitachell - Submarinismo y snorkel

 
 
 
 

Ruta submarina Cala Moraig (snorkel)

Dificultad: Baja
La conocida Cala del Moraig cuenta bajo la zona del parking con una barra a modo de escollera formada por bloques de piedras de gran calibre que fueron lanzados para frenar los fuertes temporales que suelen azotar este parte del litoral durante el invierno. Y además, se han convertido en un excelente refugio para multitud de especies que obtienen en los infinitos huecos de las rocas un lugar donde reproducirse y protegerse frente a sus depredadores.

La ruta sugerida partiría del final del parking, del mismo comienzo de la playa donde una gran roca se adentra en el mar. Desde aquí nos podemos lanzar e iniciar un trayecto que nos llevará paralelos a la escollera en dirección a los arcos de la Cova dels Arcs.

El fondo como decimos es rocoso y alterna profundidades que, desde superficie, alcanzan hasta algo más de -7 mts, donde la roca da paso a un blanco arenal. Lo interesante es sobrevolar las rocas buscando la profundidad que nos permita disfrutar de la visión de la abundante fauna que encontraremos como cardúmenes de sargos y mojarras, solitarios tordos o serranos y los siempre coloridos fredis que se arremolinan ante el hallazgo de comida como algún erizo desprotegido de los muchos que cubren estas rocas. No será tampoco extraña la visión fugaz de algún pez de mayor calibre como la dorada o la lubina que tanto atraen a los pescadores que se apuestan aquí con su caña para obtener tan preciado trofeo. Por eso deberemos tener cuidado de comprobar que no hay sedales con los que engancharnos.

Al llegar al extremo sur de la escollera, donde ya desaparecen los bloques rocosos y comienza la pared sumergida de la Cova dels Arcs podemos invertir el rumbo, no siendo aconsejable traspasar la pared que nos lleva al interior de la cueva porque tiene muy poca profundidad y podríamos rozar con nuestro cuerpo. Es mejor volver hacia el punto de origen reconociendo de nuevo la escollera a una cota diferente y seguir disfrutando de este relajante paseo acuático.

Características Tipo: Snorkel
Nivel: */bajo

Ruta submarina Cala Llebeig (snorkel)

Dificultad: Baja
Entre los términos de Teulada-Moraira y El Poble Nou de Benitatxell se encuentra una de las calas más bonitas y con mayor carácter de todo el litoral de la Costa Blanca y a la que sólo se puede acceder bien por mar, con embarcación, bien a pie a través de senderos que, partiendo de la zona del Moraig en El Poble Nou de Benitatxell o bien del Barranc de la Viuda en Teulada-Moraira, nos conducen por caminos realmente encantadores que hacen placentero el mero hecho de transitarlos.

Y llegar a la cala y encontrarse con ese marco pintoresco de tranquilidad y relajante exclusividad, con las pequeñísimas barracas que servían de refugio a pescadores y que ahora ofrecen sombra al visitante es emocionante, como lo es sumergirse y descubrir unos fondos habitualmente transparentes y rebosantes de vida.

La Cala Llebeig tiene orientación E/SE por lo que está expuesta a vientos de Levante, pero si no sopla esta orientación la encontraremos tranquila. Lo mejor es entrar por la vertiente derecha, donde hay una pequeña franja litoral de grava, ya que el resto es piedra más o menos grande, aunque realmente podemos dejar lo que llevemos donde sea y lanzarnos al agua. Encontraremos que el fondo está al principio formado por bolos de roca, cantos rodados de considerable tamaño que a medida que avanzamos dan paso a unas plataformas de roca blanquecina y pulida, muy luminosa. Lo ideal es dirigirnos hacia el islote que se ve en el extremo sur de la cala y para llegar iremos atravesando también un fondo duro cubierto de algas pardas que en ocasiones dejan paso a rocas de considerable tamaño y destellantes arenales, que quedan como desfiladeros entre paredes de roca.

Al lado del islote encontramos otro sumergido, con su vértice a poco más de medio metro de agua, y que cae hasta -4mts. Es interesante, si la mar está calmada, pasar entre ambos, en una especie de desfiladero de unos 10 metros de longitud. Luego podemos dar la vuelta al islote grande y veremos una pradera de frondosa posidonia oceánica y más adelante un paso poco profundo junto a la punta de la cala. Aquí vuelven a aparecer las rocas y los mil huecos y escondrijos que la abundante vida marina coloniza. Serán habituales encuentros con obladas, mabras, sargos, salpas, castañuelas y otros pequeños peces que a veces se mueven rápidos como el rayo cuando hacen su aparición depredadores como la dorada o la lubina, que patrullan estas aguas.

Características Tipo: Snorkel
Nivel: */bajo
Acceso: playa
Profundidad máxima: -6 m
Duración aproximada: 40 minutos

Ruta submarina Cala Testos (snorkel)

Dificultad: Media/Baja
La Cala dels Testos es uno de los rincones más reservados de la Costa Blanca al que sólo se puede acceder bien a través del Barranc de l'Infern, siguiendo un emocionante sendero (Ruta dels Testos) con notas de aventura en el que hay tramos en los que hay que descolgarse con cuerdas, o bien por mar, recorriendo una distancia de unos 400 metros desde la Cala del Moraig. Si optamos por esta modalidad disfrutaremos, especialmente si lo hacemos navegando con una piragua recreándonos con la contemplación del fuerte carácter de este litoral.

La cala tiene orientación sur y se encuentra cubierta de canto rodado. El fondo marino, en muy buen estado, alterna las zonas de bloque rocoso tapizado en tramos de pequeñas algas pardas, con blancos arenales y con la destacable presencia de áreas de frondosa posidonia, el mayor generador de oxígeno de nuestro entorno que obtiene de esta planta submarina una cantidad 10 veces mayor que su equivalente en superficie de bosque terrestre.

El recorrido pasa por aproximarse a la pared de la cala y siguiendo su veril, ir separándonos de ella y observar las grandes piedras que salpican el fondo y que proporcionan en sus oquedades refugio a especies como el pulpo, siempre tan reservado y de difícil observación por su maestría en el camuflaje. Los sargos patrullan incesantes entre los fondos duros mientras que sobre la posidonia pastan los cardúmenes de salpas luciendo sus reflejos amarillos.

Las estrellas de mar son gotas de color mientras que los erizos destacan por su número, en contraste con otras zonas del litoral de la Marina Alta donde casi han desaparecido.

Iremos haciendo un círculo, buscando la pared opuesta al inicio reconociendo los innumerables motivos de interés que harán una delicia nuestra visita a este rincón privilegiado de puro mediterráneo.

Características Tipo: Snorkel
Nivel: **/medio
Acceso: playa
Profundidad máxima: -6 m
Duración aproximada: 40 minutos

Ruta submarina El Derrumbe (buceo)

Dificultad: Media/Baja
Desde la Cala del Moraig podemos emprender una inmersión muy interesante que también se suele abordar desde la misma poza. Una vez en mar abierto, en vez de ir pegados a la pared en busca de la cueva de la cripta, iremos paralelos a ella pero más abiertos, reconociendo las rocas que a lo largo del recorrido jalonan el paisaje y que encierran secretos en forma de langostas, multitud de estrellas, tordos y pulpos.

Hacia mar abierto el paisaje está dominado por la posidonia y la arena, pero nosotros todavía no nos incursionaremos en ella, sino que, tras unos minutos de navegación rumbo S/SW y dejando atrás la entrada a la cueva que alberga la Falla del Moraig, donde una roca de forma inconfundible nos sirve de referencia, siempre con la pared a nuestra derecha llegaremos a una vaguada donde destacan multitud de rocas de gran tamaño, solapadas unas contra otras generando en esta caprichosa disposición pequeños pasillos a modo de ventanas por los que si no hay mar de fondo, podremos asomarnos. La pared de estas rocas está cubierta de delicadas incrustaciones, y tras entretenernos con este paisaje invertiremos el rumbo, abriéndonos primero hacia el mar y encontrando una zona de posidonia que atravesaremos y enseguida un blanquísimo arenal. Ahora nuestro rumbo será el contrario al de ida, es decir, E/NE.

Tendremos que fijarnos muy bien en la arena porque es muy habitual que se encuentren reposando y por tanto casi irreconocibles, mantellinas de buen calibre, que durante el día se cubren de arena a la espera de capturar peces y calamares, así como torpedos o tembladeras que cuentan con órganos eléctricos capaces de generar descargas de hasta 220V, por lo que, aún con mayor motivo, nos abstendremos de molestarlas.

Luego aparecerá de nuevo una gran pradera de posidonia, que seguiremos bordeando en su margen izquierda, junto a la arena, y que tras unos minutos nos llevará hasta la boya que se apuesta frente a la entrada a la poza del Moraig, donde comenzamos la inmersión, aunque si la mar está tranquila, podremos salir por la plataforma que en la base de los arcos se sumerge poco más de un metro y donde podemos quitarnos las aletas para subir andando y dar por finalizada esta completa inmersión.

Características Tipo: Buceo Nivel: */bajo
Acceso: costa
Profundidad máxima: -14 mts
Duración aproximada: 55 minutos
Presencia cueva/arcos
Linterna:

Ruta submarina Racó de l'Illot (buceo)

Dificultad: Media/Alta
La ruta empieza a la derecha de la plataforma de aparcamiento de la Cala del Moraig, donde tenemos la entrada a una cueva, siguiendo unas escaleras. Nos podemos equipar fuera y aletas en mano entrar con cuidado, encontrando a los pocos metros un agujero o poza de unos 3 mts de diámetro, donde comienza la inmersión.

Nos dejamos caer en la boca de la poza y descendemos verticalmente unos -5 metros, a un fondo rocoso que se amplía respecto a la entrada. Desde allí, arrodillados veremos la única salida de la poza, de donde viene la luz del mar abierto. Nos dirigiremos a la salida teniendo que pasar por una estrecha gatera de alrededor 1 metro de altura y varios metros de anchura. Si hubiera habido mar de fondo en los días anteriores, podría ser de menor altura por la acumulación de arena.

Tras recorrer una corta distancia –unos 25 metros en los que nunca perdemos la luz de la salida- llegamos a mar abierto donde seguimos la pared de la derecha, rumbo S. Aquí el fondo está salpicado de rocas abundando las manchas de posidonia y los claros de arena. Tras un recorrido de unos 10 minutos la pared se adentra en la montaña, rumbo O, y casi con seguridad encontramos una termoclina fruto de la unión de agua dulce y salada.

Si ascendemos comprobaremos que estamos en una preciosa y gran cueva, en el interior de la montaña, a la que entra la luz por los huecos que esta deja en el techo. A partir de aquí se inicia otra cueva a la que no debemos entrar pues se trata de un largo río submarino, Riu del Moraig, de gran dificultad al que sólo deben acceder buceadores especialmente preparados y conocedores del recorrido.

La vuelta consistirá en seguir el camino inverso –pared ahora a la izquierda- hasta encontrar la entrada a la gatera por la que vinimos, ascendiendo nuevamente por la chimenea de la poza a superficie, o bien salir por la playa, que queda un poco más adelante.

Durante todo el recorrido son posibles encuentros con morenas, pulpos, tordos y cardúmenes de sargos y salpas en unos fondos de abundante y luminosa posidonia.

Características Tipo: Buceo
Nivel: Medio/Alto
Acceso: costa
Profundidad máxima: -13 mts
Duración aproximada: 45 minutos
Presencia cueva
Linterna: